Portugal quiere construir plantas renovables de biomasa, gestionadas localmente, para combatir los incendios forestales

Durante los últimos días, en el centro y norte de Portugal se están sucediendo más de un centenar de incendios forestales que están arrasando con miles de hectáreas y han acabado con la vida de más de veinte personas. Un panorama similar se está viviendo también en Galicia, Asturias, y también en California.

Una de las medidas que el gobierno portugués pretende implementar para combatir estos incendios forestales es la la creación de centrales eléctricas de biomasa, gestionadas a nivel local y propiedad de los propios municipios. Con ellas, el ejecutivo luso pretende fomentar y reforzar el uso de la biomasa forestal, en particular la procedente de residuos, limpiezas o desbastes, como forma de contribuir a la sostenibilidad de sus bosques locales. Además, con estas iniciativas se aumentaría la cohesión, la valorización territorial, y la prevención de los incendios.

La propuesta se puede leer dentro del Informe de Presupuestos 2018 que Portugal ha presentado hace unos pocos días. Sin embargo, esta no sería la primera vez que desde las administraciones públicas se intenta promover la energía de la biomasa para intentar luchar contra la lacra de los incendios forestales. En el año 2010, el proyecto ‘Life+ Bioenergy & Fire Prevention‘, financiado por la Comisión Europea, se puso en marcha con la finalidad de elaborar nuevas herramientas de gestión forestal para minimizar el riesgo de incendios forestales, contribuyendo también a la lucha contra el cambio climático, mediante el uso de la biomasa generada como Energía Renovable, fomentando a su vez el desarrollo rural debido la creación de empleo relacionado con los usos y gestión de la biomasa forestal.

Otros estudios, como este de varios científicos españoles, concluyen que la extracción de biomasa para generar energía, o para producir astillas o pellets, pueden llegar a modificar de manera notable el régimen de incendios en una determinada región. Y es que el hecho de que haya una actividad económica alrededor de los bosques de un municipio ayuda a que su cuidado (debroce de maleza, cortafuegos) corra a cargo de dicha actividad, evitándose así mismo la presencia de pirómanos y actuando con mayor celeridad a la hora de combatir cualquier incendio.

Biomasa e Incendios Forestales

La imagen utilizada tiene algunos derechos reservados.

Sobre admin